¿Qué son las familias conscientes?

¿Qué son las familias conscientes? ¿Eres una familia consciente?

Horarios ocupados, pantallas, prisas.... Nos cuesta conectar a nivel individual, pero cuando se trata de nuestra propia familia, la desconexión puede ser aún mayor que la de cualquier otra relación que nos rodea.

Sentimos la necesidad de mejorar nuestras relaciones y varios aspectos de nuestra vida a través de la dieta, la atención plena y el yoga. Y desde Soul Mates creemos que todos estos cambios deberían aplicarse también en nuestra vida familiar, mejorando la calidad de nuestra presencia cuando estamos juntos.

Acepta

No somos perfectos. Ninguno de nosotros lo es. Por mucho que lo intentemos, no lo seremos. Seguro que lo sabes. Pero, ¿por qué nos cuesta tanto aceptarlo? Incluso los que hemos impartido cursos de mindfulness, los que te aconsejamos en este blog, los que hacemos talleres, confesamos honestamente que no somos perfectos y que nunca nos acercaremos a la perfección. También exageramos y decimos y hacemos cosas que sabemos que no deberíamos haber hecho. Es cierto que tal vez hemos mejorado un poco y estamos más cerca de lo que nos gustaría ser, pero en el fondo el cambio consiste en aceptar nuestras imperfecciones como padres sin machacarnos por los errores que cometemos. Con amor, autocompasión y autoaceptación, nos transformamos y enseñamos a nuestros hijos a ser capaces de hacer lo mismo con ellos mismos y con los demás. Y creemos -en nuestra más profunda humildad- que enseñar estos valores es un inmenso regalo.

Escucha

A menudo nos distraemos: intentamos hacer demasiadas cosas al mismo tiempo, miramos constantemente nuestro Whatsapp, no dejamos de hacer juicios y perdemos la calma con nuestros hijos o nuestra pareja creando desconexiones y muchos malentendidos que se hacen cada vez más grandes. Si nos detenemos, si nos escuchamos REALMENTE podemos involucrarnos en las emociones y experiencias de nuestra pareja. En lugar de juzgarnos a nosotros mismos o a ellos, podemos mejorar a la hora de reconocer cuando no nos entendemos e intentar solucionarlo. La escucha curiosa abre más posibilidades para que haya menos malentendidos, más claridad, mayor conexión y mejores resultados en nuestro día a día.

Comunicación valiente

Nos cuesta hablar de temas dolorosos. No sé si es por vergüenza, para evitar el conflicto, para no sentirnos vulnerables... Pero en Soul Mates pensamos sinceramente que cuando no hablamos de algo doloroso o incómodo, acaba convirtiéndose en resentimiento, desconfianza y desconexión. La verdad es que ser claros y honestos sobre lo que necesitamos y sentimos es un acto de bondad que genera confianza y conexión en las familias y las parejas. Se trata de hablar desde el corazón sobre lo que sentimos, intentando que nos comprendan y no nos hieran. A menudo, es mejor luchar y estar en desacuerdo que permanecer en silencio. Porque lo que no se habla no se puede curar.

Apreciar y agradecer

Reconocer el trabajo de nuestros hijos o de nuestra pareja en las pequeñas actividades cotidianas, como vaciar el lavavajillas, tender la ropa o ordenar el armario, es apreciarnos a nosotros mismos. Si somos agradecidos, nuestro hogar se vuelve cooperativo, nos convertimos en un equipo. Mientras que a algunos les puede resultar molesto seguir dando las gracias, a otros nos gusta que nos den las gracias cuando hemos hecho un esfuerzo, nos gusta que nos agradezcan el trabajo bien hecho. En casa, por ejemplo, siempre aplaudimos a la persona que ha hecho la cena, creando un ambiente de amabilidad y comprensión cuando comemos juntos.

Perdonarnos a nosotros mismos y a los demás

Toda familia tiene sus momentos difíciles, con peleas monumentales y rabietas espectaculares. Si nos hemos pasado de la raya, debemos perdonarnos comprendiendo que no podemos cambiar el pasado, recordando que no somos perfectos y dándonos cuenta de que a menudo cometemos errores por ignorancia, confusión o emociones. Deberíamos analizar en qué nos equivocamos, el impacto que tuvo y cómo podríamos responder de forma diferente en otra ocasión. Perdonar y perdonarnos a nosotros mismos es un vehículo increíble para la curación, la conexión y el crecimiento en ti y en tu familia. Y es, quizás, el punto más difícil.

Ser generoso

Uno de los valores fundamentales de la atención plena es la generosidad. Ser generoso no es SÓLO dar dinero; es ayudar a una persona enferma llevándole comida, es cuidar del perro de tu amigo si se va de fin de semana, es donar la ropa de tus hijos a personas necesitadas, es hacer dibujos o escribir cartas a los abuelos que viven lejos, es hacer limonada para una causa benéfica, es abrazar a un amigo cuando lo necesita. Estos pequeños actos envuelven a nuestra familia, a nuestra tribu de amigos, a nuestra cultura y al mundo.

¿Tienes una familia Mindful?

Tenemos un correo electrónico semanal gratuito con actividades de yoga y mindfulness para toda la familia. Sólo tienes que inscribirte en nuestras actividades Omm-creíbles y recibirás un correo electrónico cada semana.