Mi hijo no quiere ir a dormir

Mi hijo tuvo muchos problemas para dormir y la hora de ir ala cama resultaba ser absolutamente estresante para ambos. Creo que lo probé todo, colecho, cama aparte, leche materna,luego como no dormía, biberón, luego biberón con cereales… pero el problemaseguía existiendo y mis nervios aumentaban día a día. Un especialista merecomendó lo más básico y que a veces se nos olvida por simple.

Tenía que preparar a mi hijo para ir a dormir.

Así que cambié poquitas cosas de casa, pero fueron asombrosamente exitosas y aún, años después y él ya adolescente, las seguimos manteniendo, adaptadas a las nuevas edades. Si tus hijos tienen problemas para irse a dormir os recomendamos que, un par de horas antes de la hora de irse a la cama hagáis esto:

  • Bajar el tono de luz de casa. 
  • Poner menos luces y las que tengáis encendidas que sean más cálidas.
  • Evitar el uso de las pantallas.
  • Escuchar música relajante.
  • La hora del baño: en nuestro caso tuvimos que cambiarla porque lo activábamos demasiado, pero hay peques que los deja muy calmados y les va estupendamente, sobre todo el masaje posterior. Ya verás lo que más os funciona.
  • Evitar el azúcar.

¿Y cuando ya no son bebés, por qué les cuesta tanto conciliar el sueño?

Nuestros hijos están creciendo en una época bastante diferente a la que vivimos durante nuestra infancia. Tienen que enfrentarse a muchos más estímulos, ruidos e incluso expectativas. Y lamentablemente, actualmente muchos más niños sufren estrés, depresión, ansiedad y tristeza. Al igual que los adultos, o tal vez incluso más, los niños son muy susceptibles al estrés y son incapaces de desconectar, su cerebro está lleno de pensamientos acelerados. Les cuesta mucho dejar ir los pensamientos y duermen una hora menos o más que nosotros a su edad. La falta de sueño provoca mal humor y falta de concentración en el cole. Lo que nos pasa a los adultos, pero multiplicado. Además, tener a un peque irritable en casa también es agotador para las familias. Como seres humanos, debemos conocer los recursos que tenemos para dejar la sobrecarga constante de información y mensajes, y ayudarlos a recargarse. Cierto que la sociedad debería poder parar, pero no parece posible a medio o corto plazo, así que debemos aprender nosotros mismos y enseñarles métodos para poder encontrar la paz necesaria para calmarse y la meditación es esencial. A pesar de lo diferentes que son los niños, hemos podido experimentar con las meditaciones y ejercicios de respiración de Soul Mates lo rápido que los niños encuentran consuelo y consiguen relajarse y dormirse. En este caso, os recomendamos la meditación guiada SOY LUNA o el cuento Minfulness SOY LUNA que podéis hacer juntos antes de que se vaya a dormir. El resultado de la meditación si te quedas y te acuestas con tu hijo con él será mucho mejor. Meditar juntos, estar presentes, tener vuestro momento cariñoso y tranquilo a la hora de acostarse ayudará a tu hijo a encontrarla paz interior, el amor e incluso el amor propio. No siempre creemos tener el tiempo necesario que este momento implica. Pero intentemos hacer el esfuerzo de recordar los beneficios personales y familiares que se obtienen. La meditación es corta y el beneficio inmenso.